Su sueño es montar musicales al estilo Broadway.
Por Javiera Hernández 

Yacobucci (41) no soporta que haya alguien hablando mientras él da instrucciones al elenco, ni que comiencen a ensayar sin su presencia. Dirige como chileno. Arriba de su impecable Suzuki negro corre por Santiago para repartirse entre su trabajo como representante de cinco empresas de turismo en Chile y los ensayos de “Grease” en las salas que le prestaron en el Teatro Municipal. Conduce como argentino. Pero una vez que se le acerca alguien respira, saca su mejor sonrisa y lo trata con sobrenombres y diminutivos. Con la amabilidad de un uruguayo, su nacionalidad.Luego de dos años en que varios bailarines desertaron, y de no lograr hacer calzar las fechas que tenían los teatros con lo que él necesitaba, finalmente Yacobucci estrenará “Grease”, el musical. Una idea que tiene en la cabeza desde que fundó la compañía Dance&Stage hace cuatro años, con el objetivo de conquistar al escéptico público local con espectáculos que hasta ahora no han llegado más que en películas o a través de compañías argentinas. Entre su repertorio ya cuenta con clásicos como “El fantasma de la ópera” y “Cabaret”.Para prepararse no ha vuelto a ver la película de 1978. Sí obligó a verla a los bailarines que aquí también cantan, a los cantantes que bailan y a los actores que hacen las dos. Para que el grupo de 30 personas se familiarizara con la historia. Pero su “Brillantina” no está basada en la Sandy que llevó a la fama a Olivia Newton-John ni en el Danny que consagró a John Travolta. Él quiere imitar al emblemático musical que Jim Jacobs y Warren Casey estrenaron en Broadway en 1972.”Es totalmente gringo. De hecho las canciones se cantan en inglés porque así es como las recuerda todo el mundo y tendrán traducción simultánea en dos pantallas a los lados del escenario”, dice Yacobucci.No es amigo de la chilenización de las obras, por eso sólo le dio libertad a Liliana Ross para que le incluyera una veta de artista frustrada a su versión de la directora Mrs McGee, que hace de hilo conductor de la historia y que tendrá un número musical en uno de los intermedios junto a Mrs Blanche, interpretada por el actor Cristián Gajardo. Aparte de ella, las caras más conocidas son los ex chicos reality que la protagonizan: María José Gutiérrez (“Protagonistas de la música” y “1810”) y Daniel Donoso (“Rojo, fama contra fama”).

HACER PROMO. Tan seguro está Gustavo Yacobucci de su apuesta, que hasta inscribió los derechos de “Grease” para que nadie en Chile pueda hacer una producción basada en el clásico de los coqueteos de chaquetas de cuero, sin que él sepa. Sin que le paguen. Es que es un buen especialista en marketing, carrera que estudió después de que lo despidieron del Ballet de Santiago “junto a varios extranjeros en una época en que se les dio prioridad a los artistas locales”, explica.Yacobucci lleva la mitad de su vida viviendo en Chile. La primera vez que vino fue a los 12 años cuando sus padres, una bailarina y un empresario del espectáculo, llegaron a administrar el mítico cabaret Crazy Horse. Ahí tuvo sus primeros acercamientos al mundo del varieté. Más tarde, a su regreso, conocería los códigos del género musical, participando junto a Karen Conolly en las primeras versiones que se hicieron en “Martes 13”.Pero antes de todo eso, fue el ballet el que lo conquistó. “En un viaje por España junto a mi familia, un maestro me dijo que tenía condiciones para el ballet. Sin contarle a nadie audicioné para al Instituto de Danza de Uruguay y quedé. De ahí pasé a la Compañía del Sodre y tres días antes de estrenar mi examen de egreso mi papá murió en Argentina. Hice los trámites, me gradué y con mi mamá nos volvimos a Chile”, cuenta. Tenía 21 años y su directora ya lo había recomendado a Sara Nieto:Estuvo cinco años en al ballet del Municipal, donde conoció a grandes latinoamericanos como Julio Bocca y Marcia Haydée.Con una vida dividida entre Uruguay, Argentina y Chile, agradece cada cosa que le ha pasado, incluso que le hayan cortado su carrera de bailarín. “Después de pasar una semana en cama llorando porque era muy joven para dejar el ballet, no me animé a irme a otro país, quería dejar de viajar y establecerme en Chile. Pero aquí ya no tenía otra alternativa porque había estado en la mejor escuela”. Así es que aceptó la oferta de su hermano de administrar un hotel en República Dominicana, se entusiasmó con el turismo y terminó estudiando marketing en Miami. Entonces nuevamente regresó.Incluso el año pasado volvió, ya reconciliado, al Municipal nada menos que a dar un seminario motivacional a los bailarines que están hoy, para aconsejarlos sobre cómo proyectar mejor su carrera y qué hacer una vez que egresen.- ¿Por qué no buscaste caras más conocidas para “Grease”?”Porque los artistas con los que he trabajado siempre ya tienen las voces que yo necesito. Liliana nos da una estrategia de nombre pero ella además va muy bien con el rol. Poner cantantes sólo porque son conocidos me parece que no me da la libertad de elegir bien mi cast. Aunque del punto de vista de marketing se me haría más fácil, no habría estado este último mes tan desesperado por hacer conocida la obra”.Gustavo recibe el décimo llamado del día y pide perdón, pero este sí tiene que contestarlo. Corta feliz. “Me dicen que esta mañana se vendieron 250 entradas. Es como dice el refrán ‘Persevera y triunfarás”‘.

 

Fuente: El Mercurio